Introducción

Estándar

El empleo de  productos químicos en los hogares se ha dado para cubrir diversas necesidades por ejemplo, la de mitigar el impacto de las plagas (plaguicidas) y evitar la suciedad en el entorno (productos desinfectantes y limpiadores).

La mayoría de estos productos facilitan las actividades en el hogar,  pero el empleo de éstas sustancias sin el conocimiento adecuado de los riesgos que conllevan, trae como consecuencia efectos adversos  para la salud, ya que su utilización puede producir alergias, irritaciones, asma, dolores de cabeza, náuseas, trastornos en la visión, afecciones del sistema nervioso e inmunitario, envenenamiento del hígado, desequilibrios hormonales e incluso la muerte.

Además, debemos tener en cuenta que muchos productos tóxicos pueden dañar al organismo aunque no se noten. Es más, cuando no huelen, no se ven, o no producen sensaciones inmediatas, pueden ser más peligrosos porque nadie se fija en ellos y no se toman medidas preventivas.

¿Qué productos químicos potencialmente peligrosos tenemos habitualmente en nuestras casas?

En el mercado local, los productos químicos más relevantes son:

  • Productos para limpieza en el hogar
  • Aceites, lubricantes y grasas
  • Ácidos (ácido clorhídrico, sulfúrico)
  • Desinfectantes
  • Detergentes
  • Disolventes
  • Abonos/fertilizantes
  • Insecticidas/plaguicidas
  • Lacas, barnices, pinturas
  • Sosa cáustica/ lejía
  • Repelentes

 

Para utilizar de forma segura los productos químicos  debemos estar informados sobre sus características y las medidas de prevención que se tienen que considerar. Pero… ¿Cómo podemos conocer las características de una sustancia y la manera correcta de manipularla, así como las medidas a tomar en caso de accidentes?

Conozca la utilidad de las Hojas de Seguridad (HDS)

Estándar

Dentro de los productos químicos existen sustancias o materias que son catalogadas como “peligrosas”.

Las sustancias químicas peligrosas, son aquellas que en su estado natural o que forman parte de productos industriales, pueden dañar directa o indirectamente a personas y/o al medio ambiente.

¿Qué son las hojas de seguridad o HDS?

  • Las hojas de seguridad de una sustancia, son documentos que nos sirven como fuente de información extremadamente útil para prevenir riesgos en el hogar o laborales, accidentes y posibles enfermedades.
  • El contenido de estas hojas  hace referencia a las propiedades de peligrosidad, a las consideraciones de seguridad que deben ser tenidas en cuenta para trabajar con una sustancia química en concreto, los procedimientos de primeros auxilios y que hacer en caso de fuga o derrame.

Algunos datos que deben venir incluidos en las hojas de seguridad son los siguientes:

Tienen derecho de estar informado. Exija a las empresas fabricantes de productos químicos que le proporcionen información sobre lo que le están vendiendo.

Si usted quiere obtener más información sobre las HDS, puede consultar el siguiente enlace:

http://www.nmsu.edu/safety/resources/msds-sources.htm

¿Y los Rombos de Seguridad?

Estándar

Las HDS poseen información especializada y extensa. Los productos utilizados comúnmente en el hogar, no presentan hojas de seguridad (ni siquiera en su página web oficial), sino, indicaciones sobre su uso y en algunos casos rombos de seguridad.

Los rombos de seguridad son utilizados de manera universal, estos son una forma más rápida de conocer la forma segura de manejar una sustancia. Son útiles cuando no se cuenta con la hoja de seguridad del producto químico.

El rombo de seguridad tiene 4 secciones de colores que nos proporcionan información diferente:
  • Rombo Azul. Representa el riesgo a la salud.
  • Rombo Rojo. Representa el riesgo de inflamabilidad.
  • Rombo Amarillo. Representa la reactividad.
  • Rombo Blanco. Representa cuidados especiales.

Oxidación: Que estimulan la combustión de materiales orgánicos, por lo cual puede causar incendios.  Ácido: Que tiene un pH menor a 7.  Alcalino: Que tiene un pH mayor a 7.  Corrosivo: En contacto con los tejidos vivos (piel) pueden ejercer una acción destructiva de los mismos.  No use agua: Forma mezclas explosivas con el agua.  Radiactivo: Material radiactivo, que puede dañar a la salud, ya que destruye tejidos y células.  Riesgo Biológico: Requiere un manejo especial para proteger la salud humana o el medio ambiente. Incluye los residuos sólidos que si no se tratan o manipulan pueden servir para transmitir una enfermedad infecciosa
Oxidación: Que estimulan la combustión de materiales orgánicos, por lo cual puede causar incendios. Ácido: enjuage bucal. Alcalino: detergentes, cloro, sosa. Corrosivo: En contacto con los tejidos vivos (piel) pueden dañarlos.

Cuídese de los peligros químicos del hogar

Estándar

Muchas veces ignoramos los peligros a los que estamos expuestos en nuestro propio hogar. Cuidemos a nuestra familia tomando las precauciones necesarias.

Al guardar o utilizar los productos químicos que se encuentran comúnmente en el hogar, debemos tener en cuenta las siguientes precauciones y recomendaciones de acuerdo a su rombo de seguridad, para almacenarlos y eliminarlos en forma segura, evitando accidentes o intoxicaciones.

A continuación enumeramos productos químicos hogareños con los respectivos rombos de seguridad:

CLORO:

El cloro es una sustancia química muy reactiva.

Recomendaciones:

  • No mezcle, ni guarde el cloro cerca de solventes, amoniaco, metales y otros limpiadores, ya que el cloro reacciona violentamente con estas sustancias y puede causar gases tóxicos y compuestos explosivos.
  • Tampoco lo mezcle con agua, ya que crea una neblina ácida, que puede dañar a su piel y mucosa respiratoria.
  • Procure utilizar guantes y cuando menos cubrebocas, ya que por lo general esta sustancia irrita nuestros ojos y la piel puede llegar a corroerse.

PINTURAS:

Las pinturas desprenden gases tóxicos durante su aplicación y secado, incorporan disolventes, fungicidas y pigmentos con metales pesados que pueden afectar nuestra salud. Como residuo tienen un gran poder contaminante de las aguas, y sus componentes no son degradables ni reciclables.

Recomendaciones:

  • Cuando utilice pinturas, trate de que estas estén hechas a base de agua.
  •  Utilice un cubrebocas y evite el contacto de la pintura con su piel.
  •  No las guarde cerca de productos explosivos.
DESODORANTE:

La piel es la primera línea de defensa de nuestro organismo, y sin embargo, más del 90% de los productos de higiene personal contienen algún ingrediente nocivo para la salud. Estos productos químicos también son nocivos para el medio.

Recomendaciones:

  • Procure utilizar productos naturales sin aluminio.
  • evite envases de aerosol que pueden ser inflamables y explotar.
SOSA CÁUSTICA:

La sosa cáustica es muy corrosiva y puede causar quemaduras serias a los ojos y la piel. El contacto con los ojos de sólo unos pocos segundos puede causar daño permanente, hasta producir ceguera.

Recomendaciones:

  • Evite el contacto con los ojos o la piel.
  • No respire sus polvos.
  • Utilice guantes y cubrebocas.
  • Mantenga el recipiente bien cerrado.
  • No lo mezcle con agua o ácidos.

LIMPIADOR DE VIDRIOS:

Los limpiadores comerciales son comúnmente una mezcla de alcohol (etílico o isopropílico) con agua en la que se ha disuelto algo de amoníaco (para impedir los sedimentos salinos). El amoniaco es un gas sumamente irritante y tóxico.

Recomendaciones:

  •  Debe evitarse respirar las partículas del limpiador si se usa un aerosol.
  • Evitar el uso continuado el locales cerrados donde el olor a amoniaco se concentre.
  • Nunca debe mezclarse los limpiadores de vidrio con ningún otro producto de limpieza o químicos en general (pueden producirse tóxicos extremos).

DESENGRASANTE:

Solución ácida especial para el desengrasado y limpieza en general de superficies metálicas.Es un  producto irritante.

Recomendaciones:

  • Usar guantes.
  • Mantener el ambiente bien ventilado durante la preparación, aplicación y secado.
  • En caso de derrame sobre la piel, sacar inmediatamente la ropa y lavar el área afectada con abundante agua y jabón.
  • En caso de contacto con los ojos, lavar éstos con abundante agua durante 15 minutos. Consultar un médico inmediatamente.
  • Tóxico, no ingerir. Si es el caso consultar un médico inmediatamente.
  • Mantener fuera del alcance de los niños en todos los casos.

LIMPIADORES DE PISO:

Este material es utilizado conjuntamente con el pulverizador, para aplicarse en cualquier ambiente, dando así un agradable olor a limpieza. Su frecuencia es de uso diario.

Recomendaciones:
  • Mantener fuera del alcance de los niños.
  • Utilizar guantes de goma si tiene la piel sensible.
  • No mezclar con cloro.
  • En caso de contacto con ojos y/o piel irritada enjuagar con abundante agua.

LIMPIADORES ANTIBACTERIALES:

Los limpiadores anti-bacterias destruyen  las  bacterias  beneficiosas  que  descomponen  la  materia  orgánica  y  sobrecargan  las depuradoras de aguas residuales con productos químicos contaminantes.

Recomendaciones:

  • Cuando los utilice, evite el contacto con su piel,
  • Utilice guantes y cubrebocas.
  • Mantenga alejados estos productos de los niños y mascotas.

¡Saber usarlos, es quererse!

Estándar

¿Qué puedes hacer?

Para reducir el uso de productos peligrosos en la limpieza del hogar podemos:

- Antes de comprar deberíamos preguntarnos: ¿realmente lo necesito?.- Lee atentamente la etiqueta. Antes de comprar procura revisar las etiquetas de los productos y realiza una evaluación de la información que contiene respecto a los efectos adversos que pueda causar y los cuidados en su manejo.

- Comprar el producto correcto para el trabajo siempre privilegiando los que puedan ser menos tóxicos con etiquetas con la leyenda “cuidado” o “precaución”, así como evitar los productos con la advertencia de “peligro” o “venenoso”.

- Sería conveniente evitar o reducir el uso de determinados productos, siempre que sea posible, ya que así se reduce el riesgo de algún envenenamiento, se ahorra dinero y se mitiga la cantidad de desechos peligrosos en el hogar.

- Poner los productos químicos en sus envases originales y no en el de alimentos y bebidas, esto para evitar que puedan ser ingeridos accidentalmente.

- Limpiar derrames de productos químicos inmediatamente. Evitar la exposición a sustancias químicas fuertes, utilizando guantes e incluso cubrebocas, en caso de contacto, retirar el exceso de producto con un papel absorbente y lavar la superficie con abundante agua.

- Nunca debemos mezclar productos (lejía y amoníaco, lejía y desinfectante WC, etc.), pues podemos correr riesgos de intoxicación.

- Usar detergentes sin fosfatos.Recuerda que los detergentes deben ser obligatoriamente en un 90 % biodegradables.

- En cuanto al destino final de los envases de los productos utilizados en el hogar, se debe hacer de manera cuidadosa, sellándolos bien para evitar que los residuos se mezclen; por lo que incluso se recomienda utilizar todo el contenido al 100 por ciento y evitar acumulaciones innecesarias.

- Hay que tener en cuenta que de producirse el contacto de la piel u ojos con alguno de estos compuestos, o la ingesta de los mismos, debemos acudir urgentemente al médico u hospital más cercano, llevando el producto y tratando de recordar la forma de intoxicación y la cantidad aproximada del mismo.

- Recuerda “No es más limpio quien más limpia, sino quien menos ensucia”. Es más eco-lógico limpiar la casa regularmente que utilizar todos estos productos tan fuertes, que afectan a nuestra salud y contaminan el medio ambiente.

- Utiliza recetas naturales menos agresivas y tóxicas. Con agua, vinagre y jabón suave se limpia perfectamente toda la casa. El esparto sigue siendo un buen estropajo. Si la suciedad está incrustada o necesitamos rascar, podemos utilizar zumo de limón o bicarbonato.